“Through the Looking-Glass…” es la propuesta presentada por el Estudio New:Old, formado por Ángel Cuadrado y Lucía Heras.

Sin dejar de lado la arquitectura, también se dedican al diseño de producto y, desde hace poco, al diseño y organización de bodas y eventos.
Actualmente están investigando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, como la impresión 3D, la fabricación digital o la realidad aumentada y virtual.

Ángel Cuadrado es madrileño y arquitecto especialista en Patrimonio por la Universidad de Alcalá (Madrid) cuyo PFC fue calificado con matrícula de honor en 2015. También fue calificado con matrícula de honor en el Postgrado sobre Conservación del Patrimonio por la misma universidad.
Ha sido ilustrador para el periódico El Mundo, ha recibido varios premios en concursos nacionales e internacionales de arquitectura y premios en concursos internacionales de cómic.
Además, posee más de 10 años de experiencia en estudios de arquitectura, gestión de equipos de trabajo y de oficinas técnicas.

Lucía Heras es madrileña y arquitecta especialista en Patrimonio por la ETSA de la Universidad de Alcalá (Madrid) desde 2016.
Ha recibido varios premios en concursos nacionales e internacionales de arquitectura.
También cuenta con experiencia en el diseño de mobiliario urbano, de imagen corporativa, de escenografías y en organización de bodas.

 

“Through the Looking-Glass…” (y lo que los visitantes encontraron allí) se trata de una clara referencia al libro de Lewis Carroll de 1871, en el que Alicia se plantea cómo debe de ser el mundo al otro lado del espejo de su casa.

En nuestro caso nos planteamos cómo sería el patio del Reial Monestir de la Puríssima Concepció a través de los múltiples espejos que conforman el prisma irregular que situamos en el centro del mismo, jugando de esta manera con la perspectiva y con la manera de ver y entender dicho patio.
Jugamos con los reflejos, con la multiplicación de los elementos del patio, con cómo se puede alterar la percepción de un lugar y cómo se puede modificar la percepción del mismo.

Esta idea de alteración de la percepción espacial, se asemeja a los efectos visuales que aparecen en varias películas muy conocidas como Origen (Christopher Nolan, 2010), Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016) o la trilogía Matrix (Lana y Lilly Wachowski, 1999-2003).