Meritxell Solé Figueras y Jordi Martínez Piñol son amigos y compañeros desde que hace ya veinte años comenzaron a estudiar Arquitectura en la ETSA de Barcelona.

Meritxell es de Torredembarra y actualmente tiene su propio despacho de arquitectura y gestión. Es una enamorada del arte y una experta autodidacta en el uso del color en la arquitectura.

Jordi es de Tivenys y reside en Barcelona, donde trabaja en empresas de arquitectura y construcción, a la vez que comparte el amor por el arte de Meritxell.

Juntos realizan actividades para escapar de la monotonía del día a día como, por ejemplo, viajar, visitar exposiciones o presentarse de vez en cuando a concursos como este.

Nos proponemos un análisis global de los diferentes significados de la palabra perspectiva, dando respuesta a cada uno de ellos a través de la interacción con la instalación.

Ésta aparece, primeramente, como una representación engañosa que incomoda y apela al espectador, obligándole a buscar un sentido a lo que está viendo.

En un esfuerzo por captar la atención del visitante, se utiliza la más clásica de las interpretaciones de la perspectiva, se representa una imagen bidimensional sobre el espacio tridimensional. 

A través de la circulación perimetral por el claustro, se descubre un mensaje que alude al concepto de perspectiva como visión distante y reflexiva de la realidad.