“Plou i fa sol” es la propuesta presentada por Jordi Pons, Natalia Sanvicente, Julen Arbelaitz, Elisa Miranda, Marina Campomar, Julià Garcia y Marta Cos.

Elisa Miranda es de Logroño y arquitecta por la ETSAB desde julio del 2015. Colabora en el despacho AAIMM en Barcelona y cuando no hace de arquitecta diseña y elabora joyas.

Marta Cos es de Barcelona, arquitecta desde noviembre del 2015 por el ETSAB. Interesada por la eficiencia energética y la arquitectura sostenible, está cursando un posgrado de Sostenibilidad en la Escuela Sert y colabora con el estudio PMMT.

Natalia Sanvicente, de Barbastro, es arquitecta por la ETSAB desde febrero del 2016. Durante el año pasado estuvo colaborando con la Generalitat en el área de Infraestructuras del Institut Català de la Salut. Le interesa la arquitectura social y la rehabilitación.

Marina Campomar, mallorquina, acaba de licenciarse en Arquitectura por la ETSAB. Estuvo un año a Darmstadt, estudiando a la Technische Hochschule Darmstadt-Architektur y colaborando con el estudio Atp Architekten. Le fascina la antropología, área en la que quiere seguir formándose.

Jordi Pons, procedente de Almacelles, está realizando el PFC de Arquitectura en la ETSAB. Estuvo un año estudiando en la Universität Stuttgart. Ha colaborado con el estudio de arquitectura La Mangrana.

Julià Garcia es de Palma, arquitecta recientemente titulada por el ETSAB. Estuvo un año en Venecia, estudiando en la Università IUAV di Venezia. El año pasado estuvo colaborando con el estudio Espacio Arquitectura y ahora, con el estudio SiO2.

Julen Arbelaitz es de San Sebastián. Estudiante de Arquitectura de la ETSAB, actualmente está trabajando en el área Metropolitana de Barcelona llevando a cabo diferentes proyectos. Forma parte de la asociación de estudiantes ESFA, muy ligada a la bioconstrucción y la vertiente más social de la arquitectura.

Todos ellos se conocieron estudiando arquitectura en la ETSAB y realizan proyectos conjuntamente.

PLOU I FA SOL… las brujas se peinan! El tiempo es imprevisible, pero cuando salimos a la calle, siempre deseamos que haga sol.

Con la propuesta Plou i fa sol, se quiere conseguir que el espectador interaccione con el tiempo. El patio de Sant Jordi y Sant Domènec se llena de globos hinchados con helio, atados de un hilo que casi llega hasta el suelo. Éstos, forman una nube modificable por los visitantes.

Con esta instalación y la participación de los espectadores se quiere conseguir que el espacio varíe en el tiempo y que ésta cambie la “meteorología”.

¡Mueve los globos y haz que salga el sol!